martes, 31 de marzo de 2009

¿Se les obliga, acaso, a abortar?

GERARDO RIVAS

La marcha celebrada en Madrid contra la reforma de la ley del aborto es el último eslabón de la cadena con la que el fanatismo ideológico y la intransigencia han pretendido amordazar históricamente el librepensamiento y los avances científicos y sociales. Enarbolando supuestos principios inamovibles, los dogmáticos e intolerantes siempre han condenado con extraordinaria beligerancia a los que no comparten sus ideas. Nunca han permitido que éstas coexistiesen civilizadamente con otras diferentes, a pesar de que la convivencia pacífica fuese un valor consagrado en la sociedad.

¿Por qué se opusieron a que los demás mantuviesen que la Tierra era esférica, si nadie les prohibía a ellos creer que era plana?
¿Por qué una turba de fanáticos cristianos linchó a Hipatia por defender, entre otras, esta especulación científica?
¿Por qué se opusieron a que los demás sostuvieran que la Tierra gira alrededor del Sol, si nadie les obligaba a que ellos pensasen lo contrario?
¿Por qué el Santo Oficio condenó a la cárcel a Galileo por sostener esta contrastada teoría?¿Por qué se opusieron a que los demás tuviesen ideas científicas que contravinieran la interpretación ortodoxa de la Biblia, si nadie les prohibía que ellos mantuvieran sus propias creencias acientíficas basadas en el sagrado libro?
¿Por qué la Inquisición condenó a morir en la hoguera a Miguel Servet por mantener ideas contrarias a las establecidas por la Iglesia?
¿Por qué se oponen a que los demás utilicen preservativos en sus relaciones sexuales para evitar el contagio de enfermedades o embarazos no deseados, si nadie les obliga a que ellos tengan que utilizarlos?
¿Por qué se oponen a que los demás tengan abierta la posibilidad de separarse legalmente de su pareja cuando la convivencia se hace insoportable, si nadie les obliga a que ellos tengan que separarse y poder permanecer unidos hasta que la muerte les separe?
¿Por qué se oponen a que los demás se beneficien de las investigaciones con células madres que podrían conseguir la curación de enfermedades que, hoy por hoy, no tienen tratamiento, si nadie les obliga a que ellos tengan que beneficiarse de los futuros descubrimientos?
¿Por qué se oponen a que los demás puedan legalizar su matrimonio cuando son del mismo sexo, si nadie les obliga a que ellos tengan que formalizar relaciones de pareja de esta naturaleza?
¿Por qué se oponen a que las demás puedan decidir sobre la interrupción de un embarazo no deseado, si nadie les obliga a que ellas tengan que interrumpir el suyo si no lo desean?

En realidad, no quiero contestación a todas estas cuestiones, tan sólo deseo hacer una petición: No aborten, no se casen con quién no deseen, no investiguen con células madre, no se divorcien de su pareja, no utilicen el preservativo y, por último, mantengan, si así les parece, la creencia de que la Tierra es plana y que todos los astros giran a su alrededor, pero ¡¡¡Por favor, déjennos a los demás en paz!!!

http://www.elplural.com/opinion/detail.php?id=32197

No hay comentarios: