lunes, 9 de noviembre de 2009

El cristianismo como enemigo y freno del saber humano

Extraido de: http://despredicador.blogspot.com/


El estreno de la película Ágora, donde se narra la vida de la científica Hipatia, asesinada por una turba cristiana a principios del siglo V, ha desencadenado una serie de críticas provenientes de la Iglesia Católica o personas y asociaciones afines. La emisora de la conferencia episcopal española dice cosas como:

“Amenábar recurre al enfrentamiento entre la cosmovisión cristiana y la pagana, en un contexto histórico muy alejado de nuestras coordenadas, para emitir una sentencia histórica: si el paganismo fue luz, el cristianismo no ha sido otra cosa que oscuridad”. “Hipatia aparece en la película como la víctima de un cristianismo desalmado y cruel que prefiere la espada a la inteligencia, y la fuerza a la mansedumbre”

Jesús Trillo-Figueroa, hermano del ex-ministro español Federico Trillo, miembro de la fundación conservadora FAES dice lo siguiente:

“Todo lo que cuenta es mentira de principio a fin” y nos encontramos “de nuevo” ante “un ataque ideológico perfectamente orquestado”. “Forma parte de la estrategia de reescribir la Historia a la que es tan aficionada nuestra izquierda”

Pues bien, no es necesaria ninguna reescritura de la historia. La historia, tal y como esta escrita actualmente, es suficientemente clara en cuanto a la intolerancia del cristianismo respecto a cualquier otra creencia o incluso a las distintas corrientes cristianas, así como al papel de las distintas iglesias cristianas en contra del progreso científico y el saber humano. Hagamos un repaso a dicha historia:

Siglo I:

Origen del cristianismo, pequeños grupos que creen en un inminente fin del mundo con una segunda venida de Jesús durante esa misma generación.

“Lo que quiero decir, hermanos, es esto: queda poco tiempo. Mientras tanto, los que tienen mujer vivan como si no la tuvieran.”—1 Corintios 7, atribuido por los cristianos a San Pablo.

"Hagan como se hace en todas las Iglesias de los santos: que las mujeres estén calladas en las asambleas. No les corresponde tomar la palabra. Que estén sometidas como lo dice la Ley, y si desean saber más, que se lo pregunten en casa a su marido. Es feo que la mujer hable en la asamblea."—1 Corintios 14: 34-35, atribuido por los cristianos a San Pablo.

Siglos II y III:

Ya desde el siglo I el cristianismo entra en contacto con el helenismo que acaba influyéndolo notablemente con conceptos claramente neoplatónicos como el trinitarismo. Durante los siglos I y II se han ido escribiendo distintos evangelios con la supuesta vida y obra de Jesús, cada congregación maneja distintas versiones y distinto número de evangelios. en los siglos II y III existe un debate sobre que textos deben ser considerados canónicos y cuales no, a esto hay que sumar las constantes disputas cristológicas sobra la naturaleza divina o humana de Jesús y su relación con Dios. Los cristianos son aún perseguidos por el Impero Romano. Los cristianos se muestran desde un principio contrarios a la razón, la ciencia y la filosofía:

“Todas las herejías en último término tienen su origen en la filosofía. [...] Nuestra escuela es la del pórtico de Salomón, que enseñó que había que buscar al Señor con simplicidad de corazón. Allá ellos los que han salido con un cristianismo estoico, platónico o dialéctico. No tenemos necesidad de curiosear, una vez que vino Jesucristo, ni hemos de investigar después del Evangelio. Creemos, y no deseamos nada más allá de la fe: porque lo primero que creemos es que no hay nada que debamos creer más allá del objeto de la fe.”—Tertuliano (De Praescriptione, 7, 1)

Siglo IV:

El edicto de Milán legaliza el cristianismo y el Edicto de Tesalónica lo declara religión oficial del Imperio. En el concilio de Nicea se establece el credo niceo y se condenan el resto de corrientes cristológicas (distintas doctrinas sobre la naturaleza de Jesús), entre las que destacaba el Arrianismo. Sin embargo esto no termina con las disputas cristológicas, continuan existiendo y surgiendo nuevas correintes que serán condenadas en sucesivos concilios. Una vez que el cristianismo es declarado religión oficial comienzan las persecuciones contra paganos y herejes y la destrucción de gran parte de las obras literarias y científicas de la cultura helenística.

"Todo rastro de la vieja filosofía y literatura del mundo antiguo ha desaparecido de la faz de la tierra."—San Juan Crisóstomo (347-407)

Siglo V:

El siglo comienza con el asesinato de la filósofa Hipatia de Alejandría por una turba cristiana como resultado del creciente poder cristiano y la persecución a los paganos.

“El buen cristiano debe permanecer alerta de los matemáticos y todos aquellos que realicen profecías vacías. Ya existe el peligro de que los matemáticos hayan hecho una alianza con el demonio para oscurecer el espíritu y confinar al hombre en las ataduras del Infierno."
"Las heridas de un amigo son mejores que los besos de un enemigo. Amar con dureza es mejor que engañar con delicadeza... En Lucas 14: 23 está escrito: 'Obliguen a la gente a entrar'. Con amenazas de la ira de Dios, el Padre atrae almas hacia su Hijo."
"Es Eva, la tentadora, de quien debemos cuidarnos en toda mujer... No alcanzo a ver qué utilidad puede servir la mujer para el hombre, si se excluye la función de concebir niños."
"Las mujeres no deben ser iluminadas ni educadas en forma alguna. De hecho, deberían ser segregadas, ya que son causa de insidiosas e involuntarias erecciones en los santos varones."—San Agustín de Hipona (354 - 430), padre de la Iglesia Católica.

Siglos XII:

Origen de la inquisición en Francia para perseguir las herejías que son castigadas con la tortura, que en muchos casos alcanza un sadismo inimaginable, o la muerte. La inquisición se extendería a otros territorios durante los siglos sucesivos y perdurará hasta el siglo XIX.

"El cristiano se gloría en la muerte de un pagano, porque por ella Cristo mismo es glorificado."
"¡Exterminio total de los Infieles -- o conversión definitiva!"—San Bernardo de Claraval (1090-1153)

Siglo XIII:

Persecución y ejecución de los cátaros ordeanda por el Papa Inocencio III.

"Usen contra los herejes la espada espiritual de la excomunión; si esto no resulta efectivo, usen la espada material."—Papa Inocencio III, (1161-1216), Papa de la Iglesia católica de 1198 a 1216.

"En lo que se refiere a la naturaleza del individuo, la mujer es defectuosa y mal nacida, porque el poder activo de la semilla masculina tiende a la producción de un perfecto parecido en el sexo masculino, mientras que la producción de una mujer proviene de una falta del poder activo." "Con respecto a los herejes... está el pecado por el cual merecen no sólo ser separados de la Iglesia por medio de la excomunión, sino del mundo, por la muerte." —Santo Tomás de Aquino (1225-1274)

Siglo XV:

"Decretamos y ordenamos que desde ahora, y para siempre, los cristianos no deberán comer o beber con judíos; ni admitirlos a fiestas, ni cohabitar con ellos, ni bañarse con ellos. Los cristianos no deberán permitir que los judíos tengan honores civiles por encima de los cristianos, o que ejerzan un cargo público en el Estado. Los judíos no podrán ser mercaderes, cobradores de impuestos, ni agentes de compra o venta de los productos y bienes de los cristianos, ni sus procuradores, contadores o abogados en asuntos matrimoniales, ni obstetras; ni podrán asociarse con cristianos. Ningún cristiano puede dejar o heredar nada en su testamento a judíos o a sus congregaciones. Se prohíbe a los judíos erigir nuevas sinagogas. Están obligados a pagar anualmente una décima parte de sus bienes y posesiones. Contra ellos los cristianos pueden testificar, pero el testimonio de judíos contra cristianos no tendrá, en ningún caso, valor alguno. Todos y cada uno de los judíos, de cualquier sexo o edad, deben vestir y usar en todas partes la vestimenta distintiva y las marcas conocidas por las cuales puedan ser distinguidos de los cristianos de forma evidente. No podrán vivir entre cristianos, sino en una cierta calle, separados y segregados de los cristianos, fuera de la cual no pueden bajo ningún pretexto tener casas."—Papa Eugenio IV, (1383 - 1447) papa de la Iglesia Católica de 1431 a 1447, Bula Pontificia, V, 67, 1442.

Siglo XVI:

Creación en 1559 por parte de la Inquisición Romana del "Index Librorum Prohibitorum et Expurgatorum" o lista de libros prohibidos por ser perniciosos para la fe. La publicación y actualización de esta lista se mantuvo hasta el año 1966.

Ejecución del científico Miguel Servet por lo Calvinistas.

Conversión de los pueblos nativos americanos y destrucción de la cultura precolombina:

"Encontramos un gran número de libros... y ya que no contenían nada sino supersticiones y falsedades del Demonio, los quemamos a todos."—Diego de Landa, obispo católico, en julio de 1562, después de quemar invaluables libros de historia y ciencia maya.

"Debemos estar siempre dispuestos a creer que lo blanco es negro, si así lo manda la jerarquía de la Santa Madre Iglesia..." —San Ignacio de Loyola, fundador de la Compañía de Jesús (1491-1556)

"Astrólogo advenedizo...Este estúpido quiere trastocar toda la ciencia astronómica. Pero la Sagrada Escritura nos dice que Josué ordenó pararse al Sol, y no a la Tierra". "La razón es la mayor enemiga de la fe. Quienquiera que desee ser cristiano debe arrancarle los ojos a su razón.". "La fe debe sofocar toda razón, sentido común y entendimiento." —Martín Lutero (1483 - 1546)

Siglo XVII:

Persecución y ejecución sistemática de los hugonotes franceses, apoyada por la Iglesia Católica.

Juicio contra Galileo por afirmar que es la Tierra la que gira alrededor del Sol:

"Afirmar que la Tierra gira alrededor del Sol es tan erróneo como proclamar que Jesús no nació de una virgen." —Cardenal Bellarmino, en 1615, durante el juicio de Galileo

"La doctrina de que la Tierra no es ni el centro del universo ni inamovible, sino que se mueve incluso con una rotación diaria, es absurda, tanto filosófica como teológicamente falsa, y como mínimo un error de fe."—Decisión de la Iglesia Católica contra Galileo Galilei, 1616.

"... También ha llegado a conocimiento de la antedicha congregación que la doctrina pitagórica -- que es falsa y por completo opuesta a la Sagrada Escritura -- del movimiento de la Tierra y la inmovilidad del Sol, que también es enseñada por Nicolás Copérnico en 'De Revolutionibus orbium coelestium', y por Diego de Zúñiga en 'Sobre Job', está difundiéndose ahora en el extranjero y siendo aceptada por muchos... Por lo tanto, para que esta opinión no pueda insinuarse en mayor profundidad en perjuicio de la verdad católica, la Sagrada Congregación ha decretado que la obra del susodicho Nicolás Copérnico, 'De Revolutionibus orbium', y de Diego de Zúñiga, 'Sobre Job', sean suspendidas hasta que sean corregidas."—Decreto de la Congregación Católica Romana del Index que condenó a "De Revolutionibus", 5 de marzo de 1616.

Siglo XVIII:

"Luis XV el muy amado hizo en el año de 1757 una declaracion contra la licencia desenfrenada de los escritos que se esparcen por el Reyno y declara en el articulo primero que todos aquellos que fuesen convencidos de haber compuesto o hecho componer é imprimir escritos que se ordenan a impugnar la Religión a sublevar los espíritus á disminuir nuestra autoridad y a turbar el orden y la tranquilidad en nuestros Estados sean castigados con la pena de muerte"- Nicolas Jamin, Monje benedictino, 1784 en su obra "Verdadero antídoto contra los malos libros de estos tiempos", en referencia a la producción científica de la ilustración)

Siglo XIX:

"Es ilegal demandar, defender o conceder libertad incondicional de pensamiento o de palabra, o de prensa, o de culto, como si éstos fueran derechos que la naturaleza le ha dado al hombre." —Papa León XIII (1810 - 1903), papa de la Iglesia Católica de 1878 a 1903, "Imortale Dei".

"El Dr. Constain James refutó muy bien las aberraciones del darwinismo... Un sistema que es repugnante a la historia, a la tradición de toda la gente, a la ciencia exacta, a los hechos observados, y aun a la razón misma, parecería no necesitar refutación. Pero la corrupción de esta edad, las maquinaciones de los perversos, el peligro de los simples, demandan que tales juegos, por muy completamente absurdos que sean, deban (ya que toman prestada la máscara de la ciencia) ser refutadas por la ciencia verdadera."—Beato Pío IX (1792 -- 1878), Papa desde 1846 a 1878, comentando un libro de un médico francés de 1877.

Siglo XX:

"La evolución es la raíz del ateísmo, el comunismo, el nazismo, el conductismo, el racismo, el imperialismo económico, el militarismo, el libertanismo, el anarquismo, y de todo tipo de sistemas de creencias y prácticas anticristianas."
"¡... la razón principal por la cual insistir en el Diluvio Universal como un hecho de la historia y como el vehículo primario para la interpretación geológica es que la Palabra de Dios lo enseña claramente! Ninguna dificultad geológica, real o imaginaria, puede permitírsele el tener precedencia sobre las claras afirmaciones y las deducciones necesarias de la Escritura."
—Henry Morris, creacionista norteamericano, siglo XX

4 comentarios:

Isaak Asino dijo...

Buen trabajo Telecansino. Inútil si no es para dejar en evidencia a los "parabolanos" del hoy. El que de ellos pase por aquí, lo hará de puntillas, e intentará no recordarlo.

Saludos cordiales.

Anónimo dijo...

Cito parte de una respuesta de la entrada del blog original: "Que la iglesia ha contribuido a rescatar la filosofía me parece un argumento muy pobre, tal vez si no hubiese empezado por destruirla no habría tenido que rescatarla, en cualquier caso las obras literarias, filosóficas y científicas del mundo clásico se conservaron, copiaron y difundieron muy bien durante siglos antes de que se fundara la iglesia, no hacia falta ningún monje dominico para eso, si no hubiese existido la Iglesia habrían sido científicos, filósofos o copistas laicos los que habrían hecho el trabajo. Lo mismo para la universidad, a ver si va a resultar que si nunca hubiese existido la Iglesia nunca habrían existido los centros de enseñanza, es un argumento ridículo."

Anónimo dijo...

Sigo: "el hecho de que las obras clásicas se custodiasen y copiasen en monasterios no significa que estas habrían desaparecido de no ser por los monjes que las copiaban. Las obras de Homero, Hesíodo o Esquilo, por ejemplo, se conservaron y copiaron durante casi mil años antes de que el cristismo dejase de ser perseguido y así habría seguido sucendiendo con o sin monasterios. Sin embargo, la declaración del cristianismo como única religión oficial del Imperio Romano si marcó una diferencia con la persecución generalizada a todo lo que pudiese tacharse de pagano, obras clásicas incluidas. Decir que las obras escritas en otros idiomas han llegado a nosotros gracias a que en los monasterios se educaba a traductores carece de sentido, es como decir que antes de los monasterios no existian los traductores, las obras ya se traducían antes de que apareciese el cristianismo. La filosofía, la ciencia, la enseñanza, la conservación, traducción y propagación del saber clásico, todo eso ya existía mucho antes del cristianismo, o del islam, o de cualquier otra religión caracterizada por largos periodos de intolerancia. El hecho de que durante siglos haya sido la Iglesia la encargada de llevar a cabo esa labor se debe exclusivamente a que no existía ninguna otra alternativa, la Iglesía controlaba todos los aspectos de la sociedad, y si bien podía contribuir a conservar ciertas obras o a avanzar en ciertos aspectos también ejercía al mismo tiempo su labor de freno al saber humano, ya que aquellas obras que contradijesen los dogmas religiosos eran prohibidas o destruidas y sus autores perseguidos, torturados, encarcelados o ejecutados. Como bien dices, durante la Edad Media la "ciencia" y la filosofía tenian lugar en los monasterios y si nos fijamos un poco la Edad Media no es precisamente famosa por los grandes avances en ninguno de esos campos, de hecho, en mi cronología la Edad Medía casi ni aparece ya que es famosa por ser un importante parentesis en la actividad científica. Los religosos estaban más preocupados en discutir sobre la naturaleza de cristo, el significado de las sagradas escrituras y en la persecución de los herejes e infieles que en hacer algo productivo."

Guillermo Acebedo dijo...

No nos hizo Dios racionales para impedirnos el uso de la razòn, aunque èsta es falible como el hombre mismo.
Tampoco creò hombres infalibles, como Papas.
Ni siquiera era necesario el sacrificio de Jesùs pues que si lo fuera, un medio perverso justificarìa el fin de salvarnos.
Dr. G. Acebedo