domingo, 20 de diciembre de 2009

Los seis puntos que desmontan la defensa de las corridas de toros

El Parlamento catalán ha aceptado debatir la Iniciativa Legislativa Popular (ILP) sobre la prohibición de los toros, un texto que se votará en las cortes regionales, ya como proyecto de ley, dentro de tres o cuatro meses. En su columna de hoy la columnista de El Plural Rosa María Artal cita el blog Escolar.Net, que escribe de Ignacio Escolar, en el que enumera las seis razones que desmontan los mitos usados por los defensores de los toros.

Escolar enumera las razones, "por orden de aparición en cualquier discusión sobre lo poco apropiado que resulta definir como 'fiesta nacional' a una bárbara tortura animal:"

1. “Es una tradición”. Es una falacia clásica, también conocida como argumentum ad antiquitatem. Que algo sea antiguo no significa que sea bueno. La prostitución, la tortura o la esclavitud son tradiciones aún más viejas que la tauromaquia.

2. “Sin corridas, el toro de lidia se extinguiría”. Bastaría con que los ayuntamientos gastasen en reservas naturales una cuarta parte de lo que hoy emplean en subvencionar la tortura animal para evitar tal drama. El lince ibérico también está en peligro de extinción, y nadie defiende que la solución sea torearle.

3. “El toro no sufre”. Hay un veterinario, jaleado por el lobby taurino, que dice haberlo demostrado científicamente por medio de unos misteriosos microchips, que ha implantado en algunos toros. De momento, su importante descubrimiento sólo ha sido publicado por la prestigiosa revista científica 6 toros 6. Ya que su investigación está tan avanzada, le recomendaría que probase ahora con humanos. Si no encuentra voluntarios, cosa probable, que empiece él mismo con las banderillas.

4. “También se mata a los terneros”. Pero el ternero, según la ley, debe ser sacrificado con el menor dolor posible, y al toro se le tortura. En Catalunya, la ley de maltrato animal recoge a los toros de lidia como excepción. Si toreasen a una oveja, incurrirían en un delito penado con cárcel.

5. “Es una pelea de igual a igual entre el hombre y el toro”. ¿Igualada? No hay más que ver cómo suele quedar el marcador.

6. “Los que quieren prohibir los toros son independentistas catalanes, contrarios a la fiesta nacional”. Pues yo vivo en Madrid y nací en Torresandino, Burgos.

Extraido de: http://www.elplural.com/macrovida/detail.php?id=41512

1 comentario:

Álvaro Sánchez-Carnerero Gil-Ortega dijo...

No hay derecho y nunca lo habrá. Y ellos lo saben.