jueves, 21 de octubre de 2010

El Tea Party creacionista

Fuente: http://cnho.wordpress.com/2010/10/21/el-tea-party-creacionista/#more-15348

El “Tea Party” fue movimiento anti colonialista de finales del siglo XVIII llamado Motín del té de Boston o (“Boston Tea Party” en inglés), en el que sus participantes protestaban por la aprobación de los impuestos al té sin tener representación en el parlamento Británico. La escaramuza se inició cuando unos colonos subieron a un buque cargado de té y lanzaron por la borda todo su cargamento. A este motín siguieron altercados que acabaron con el ajusticiamiento de un pequeño número de sus participantes. Son muchos los historiadores que afirman que este acto fue la mecha que inició el movimiento de independencia de los colonos estadounidenses.

Una corriente del partido republicano de los EEUU, formado en su mayoría por ultraconservadores, han tomado ese nombre para manifestar su oposición a la política fiscal que está llevando a cabo la administración Obama, y pretende, al igual que hicieron los colonos con los ingleses, echar fuera de la Casa Blanca a su actual inquilino. Dentro de este movimiento encontramos nombre ilustres de la ultraderecha estadounidense y líderes de movimientos fundamentalistas religiosos que ya han manifestado en público que están de acuerdo con la enseñanza del creacionismo en las escuelas públicas de su país.

A finales de 2002 los creacionistas irrumpieron con una nueva estrategia llamada “enseñanza crítica de las ciencias”. Tras comprobar que sus anteriores estrategias de enseñar creacionismo o diseño inteligente en clase de ciencias fue impedido repetidas veces por los distritos electores o el tribunal supremo, al considerar que eso significaría enseñar religión, lo que es anticonstitucional en los EEUU, cambiaron de estrategia: ahora intentan hacer ver que la evolución es una teoría en crisis, apenas apoyada por los científicos, con muchas voces críticas y que no tiene el rigor científico adecuado.

Esta estrategia es utilizada en un planteamiento que han disfrazado de “libertad académica”. Desde el año 2002 se han intentado introducir más de 30 propuestas anti-evolución en diferentes estados: 9 en Alabama, 3 en Oklahoma, 1 en Maryland, 3 en Nuevo México, 4 en Missouri, 2 en Florida, 2 en Louisiana, 2 en Michigan, 3 en Carolina del Sur, 1 en Iowa, 1 en Texas y 1 en Kentucky. Solamente una de ellas, en Luoisina, fue aprobada y promulgada.

La ley aprobada en Louisina permite a los consejos escolares a:
"asistir y ayudar a los profesores, directores y otros administradores docentes a crear y fomentar un ambiente dentro de las escuelas de enseñanza pública primaria y secundaria que promueva el pensamiento crítico, el análisis lógico y abra una discusión objetiva de las teorías científicas que se estudien"

Eso a primera vista parece algo estupendo, de hecho es lo que se hace en clase de ciencias, analizar críticamente las diferentes teorías. Pero la sola mención al espíritu crítico es lo que hace sospechar, ya que precisamente los fundamentalismos religiosos intentan que la enseñanza se lo más acrítica posible, al menos con su forma de pensar.

Para que todo encaje hay que irse a la letra pequeña de la ley (como casi siempre) y comprobar qué es lo que hay analizar críticamente: “la evolución biológica, el origen de la vida, el calentamiento global o la clonación humana”. Marcar estos temas denota claramente que el componente de la crítica deja de ser científico para ser religioso-político. Y mucho me temo que si los participantes en este “Tea Party” llegan al poder esta legislación empezará a aprobarse por la vasta geografía norteamericana.

No hay comentarios: